Cómo hacer tu página web sin morir en el intento

Debes crear un sitio donde se vean reflejadas todas las necesidades de tu empresa, teniendo presente siempre los potenciales clientes a los que va dirigido tu proyecto.

 

Actualmente, vivimos inmersos en un mundo globalizado en el que el uso del Internet y las redes sociales está en pleno auge. Por ello, se hace imprescindible hacerse visible a través de la creación de páginas webs. 

 

Este proceso resulta sencillo y simple, sin embargo es un proyecto que requiere tiempo y dedicación para sacarle el máximo provecho. En esta entrada te daremos algunos consejos para iniciarte en la creación de tu sitio web.

 

Lo primero y más importante es tener clara la idea que quieres proyectar, ya que no puedes empezar la casa por el tejado. Es necesario saber qué necesitas para hacer tu página web profesional y cómo quieres organizarla, según los contenidos y secciones que quieras incorporar. Debes crear un sitio donde se vean reflejadas todas las necesidades de que empresa, teniendo presente siempre a los potenciales clientes a los que va dirigido el proyecto.

 

Las preguntas claves que puedes hacerte antes de todo son: ¿cuáles son las necesidades de mis clientes?, ¿cómo puedo proporcionárselo a través de la página web?, ¿qué mensaje quiero incluir en la página? ¿qué esperan encontrar al buscar una empresa en Internet?, etc.

 

Una vez tengas claro el contenido, debes pensar en un nombre para el sitio web de tu empresa. Nuestra recomendación es que te decantes por un nombre corto y fácil de recordar, puesto que elegir un dominio adecuado ayuda a incrementar la presencia online. 

 

Un nombre sencillo hará que los clientes lo memoricen y lo puedan encontrar fácilmente en los navegadores. Además, esto mejorará tu posicionamiento SEO entre los motores de búsqueda de Internet.

 

Para la creación de un sitio web es imprescindible contratar un servicio de hosting, que te permite alquilar un espacio en un servidor para almacenar todos los datos que hacen que tu página web funcione de forma correcta. Los diferentes tipos de hosting que existen son los compartidos, los VPS y los servidores dedicados. Debes saber cuál se adapta mejor a las necesidades de tu empresa, ya que la calidad del hosting que elijas es muy importante para el funcionamiento del sitio web.

 

A la hora de crear la página web, existen dos alternativas: utilizar plataformas de creación web o contratar a una agencia o a un profesional que realice los numerosos trámites. Los creadores de sitios web son herramientas que permiten la creación de páginas sin conocimientos de programación. Es decir, utilizan un editor visual para poder crear contenido y adaptar el diseño según los gustos del usuario. Las páginas más utilizadas son Wix, Webnode, Jimdo y Weebly. Estos programas están recomendados para montar proyectos para pequeños negocios o proyectos sencillos.

 

Asimismo, puedes optar por contratar a una agencia para que se encargue de tu proyecto. Diseñar una buena página web requiere mucho trabajo, ya que el profesional que te ayude en esa labor tendrá que tener en cuenta numerosos factores. El sitio debe ser intuitivo y fácil de utilizar por los usuarios, además de tener un diseño estético vistoso y que llame la atención. Al tratarse de una opción menos económica, la contratación de una agencia está recomendado para empresas y proyectos profesionales a largo plazo o si tu imagen de empresa es muy importante en tu negocio (un aspecto que cada día es más importante para hacerte destacar).

 

En el mercado existen diferentes empresas que se dedican a la creación de una página web profesional. Por lo que, al haber tanta competencia, el precio es bastante asequible y la calidad de los servicios que ofrecen es óptima. 

 

Entre la gran oferta de agencias web, cabe mencionar a ACUABIT, una agencia de diseño web de Granada que cuenta con soluciones de diseño web profesional adaptadas tanto para pequeños comercios como grandes empresas. Para más tranquilidad, ACUABIT te proporciona, una vez terminada la web, una hora de formación y 6 meses de soporte y asistencia técnica para resolver cualquier duda que pueda plantearse al comienzo del proyecto.