Consejos para elegir una agencia web

Optimizar una web, tanto en la parte estética como en su configuración interna, resulta una tarea compleja y desagradecida para aquellos emprendedores que no cuentan con conocimiento experto al respecto. Por este motivo, a nadie le resulta extraña la idea de recurrir a empresas de marketing online para que realicen esta ardua tarea.

 

El resultado de encomendarse a auténticos expertos del diseño web no es solo una página que funcione en condiciones y luzca bien estéticamente hablando, sino que irá encaminada al posicionamiento web, dado que diseño web y SEO van de la mano, lo que a su vez implica que la web dejará de ser un complemento de marca, pudiéndose considerar un valor añadido para la atracción y fidelización de clientes.

 

Pero como muchos se cuestionan cada día, existe la posibilidad de que la empresa elegida no cuente con las habilidades y medios suficientes para ceñirse a los objetivos de la empresa cliente. En este sentido, los chicos de Moka Comunicación nos explican hoy cómo elegir una empresa de diseño web que cumpla con los estándares esperados.

 

Aprendiz de mucho, maestro de nada

Antes de consultar qué empresas de diseño web hay disponibles, es preciso tener claro qué clase de web se desea y cuáles son los objetivos a los que aspira la marca.

 

Por muchos consejos que pueda dar la empresa de diseño, la última palabra está en el cliente, por lo que esbozar unas ideas previas ayudará a que los resultados se aproximen lo máximo posible a lo esperado, así como a que los costos de tiempo, recursos y presupuesto se ciñan a la realidad.

Cada moneda tiene dos caras

No hay empresas mejores ni peores, sino empresas con mayor o menor capacidad para hacer ciertas cosas. Por este motivo, antes de contratar servicios de agencia es conveniente haber explorado previamente todas las disponibles, sus trabajos, así como sus valores. Así se evitarán malos ratos o incompatibilidades de pensamiento.

 

Aunque no se suela pensar, lo cierto es que la forma de ser de cada empresa se adapta mejor o peor a la cultura organizacional de cada agencia, por lo que es un factor muy importante a considerar.

 

En este sentido, Moka explica que, en su caso, al tratarse de una empresa de diseño web en granada, se intenta en todo momento mantener una actitud cálida y familiar con los clientes, características que no son tan comunes en agencias ubicadas en pleno centro de Madrid, cuyo estilo comunicativo suele ser más frío y burocrático.

 

“Es cuestión del cliente elegir qué tipo de trato le hace sentir mejor.”

A buen entendedor, pocas palabras bastan

Una empresa puede decir maravillas de sí misma, pero es el portfolio el que arroja veracidad sobre las palabras. En consecuencia, aquellas empresas de diseño web que no muestren ejemplos de sus trabajos serán sospechosas.

 

Un portfolio bien estructurado, mostrará variedad de trabajos con distintos estilos y a ser posible redireccionarán a las páginas de destino, donde se podrá comprobar la velocidad de carga, la estructuración del menú, así como que no haya páginas despobladas.

Lo barato sale caro

Por otro lado, otra cuestión muy importante es la de los precios y es que hay empresas que se aprovechan de la falta de conocimiento de los clientes y terminan engrosando los precios.

 

Moka recomienda optar por empresas que garanticen presupuesto personalizado y, ante todo, desconfiar de los precios fijos, ya que en esos casos suele haber un incremento de la factura final sin haber llegado a obtener todos los beneficios que se podrían haber disfrutado en otras empresas por el mismo precio.

 

Lo esperable de una agencia es la total transparencia, ofreciendo precios reales en base a las ayudas solicitadas. Esto no implica que haya ocasiones en las que un presupuesto no pueda estar al alcance del cliente, pero lo justo es crear conciencia de ello y ofrecer alternativas igualmente buenas y dirigidas a los objetivos expuestos.

 Consejos para elegir una agencia web

 

Nadie da lo que no tiene

Una idea muy importante en el momento de contratar los servicios de agencia es la de estudiar las características del servicio de atención al cliente. ¿Es fácil acceder a él? ¿Son veloces en el momento de solventar los problemas? ¿Cómo es el trato?

 

Dar respuesta a estos interrogantes es tan fácil como acceder a este servicio o incluso consultar las valoraciones de Google, donde clientes de la agencia comentan sus experiencias, quejas y sugerencias.

Ni tanto ni tan calvo

Explica el refranero español que no se debe exagerar y esto incluye el no alardear de capacidades con las que no se cuenta.

 

Una empresa ha de ser directa, clara y concisa, pero eso no excluye la importancia de explicar con cierto nivel experto qué hace y cómo lo hace. De nada sirve llenar un sitio web de paja, comentarios positivos y un portfolio bonito, si no se deja claro en qué se especializa la empresa y qué cualificación tiene su equipo. De hecho, resulta interesante contratar un equipo que sea lo más multidisciplinar posible, ya que de ese modo se lograrán cubrir todos los frentes de forma satisfactoria.

El saber no ocupa lugar

Está bien que el equipo entienda de diseño y de informática, pero, ¿es capaz de conseguir que el sitio web aparte de eficiente sea posicionable?

 

El mayor valor añadido que podría ofrecer una agencia de diseño web es la de tener conocimientos y capacidades para llevar a cabo una estrategia de posicionamiento SEO y SEM:

  • SEO para que el posicionamiento mejore de forma gradual y con permanencia en el tiempo.
  • SEM para que en lo que se desempeña el posicionamiento natural en los motores de búsqueda que tarda un poco más, se logre un impacto provisional a través de Ads.

Gota a gota se llena la bota

El concepto antes citado del SEO cobra mucho sentido en este punto, dado que como ya se dijo al principio, de nada sirve tener la mejor y más eficiente web si esta no se puede posicionar en los primeros puestos de los resultados de búsqueda.

 

En consecuencia, toda acción que se haga sobre la página, incluyendo esto incluso el contenido que se publique en ella, debería ser amigable con los usuarios que vistan la página y en último término con los algoritmos de los motores de búsqueda.

La cara es el espejo del alma

Aunque evidente, la idea de visitar el dominio de una agencia de marketing y que su configuración no cuadre con lo que promete a sus clientes: estética, buena velocidad de carga, contenido amigable, ausencia de anuncios emergentes, uso de cookies, conexión segura, etc., debería ser impensable.