Dominios, ¿cómo puedo mejorar mi posicionamiento?

Sencillamente, un dominio es un nombre particular y exclusivo que se le da a un determinado sitio web para que pueda ser identificado en la red como tal y se pueda acceder a él. Sin embargo, lo interesante de un dominio no es la sencillez del concepto, sino todo lo que hay detrás de ese nombre o esa dirección y lo que ello puede implicar.

Esta complejidad no se entiende sin un Domain Name System, comúnmente conocido como DNS, un sistema de nombres de dominio que traducirá ese nombre o dominio en una dirección IP para que tu navegador web lo ‘entienda’. La manera de proteger algún contenido cuando compartimos algo es registrando ese dominio, ya que de esta manera lo estaremos protegiendo con “nuestra marca” .

¿Tan necesario es registrar los dominios?

Registrar un dominio es el primer paso para poder trabajar una web, ya que te hace el propietario de esa dirección. Hay muchos servicios de registro de dominios, y es esencial contar con uno que te haga este proceso lo más fácil posible.

De la misma manera que, para el diseño de la decoración de nuestro negocio es común pedir consejo al profesional que nos provea de todos esos elementos de decoración, deberíamos, en un momento dado, no solo diseñar de la mejor manera nuestra web, si no que también deberíamos contar con la posibilidad de contratar profesionales que nos permiten colocarnos en el lugar adecuado dentro de la red.

Hay diversos aspectos que atender a la hora de comprar un dominio, como puede ser su antigüedad o extensión geográfica, por lo que es esencial pensar bien cómo vamos a enfocar nuestra página web y que queremos hacer con ella.

Otra información imprescindible es la disponibilidad del dominio. Una vez que un dominio está registrado, es necesario renovarlo o, recuperarlo en el caso de que se pase el plazo de renovación.

Cuando registramos un dominio realmente estamos pagando el ser los dueños de él durante un tiempo determinado, por lo que tenemos que estar atentos de los periodos de renovación.

Es común que un propietario no renueve un dominio a causa de un olvido o simplemente porque ya no le interesa seguir con esa empresa. En estos casos los usuarios pueden optar por utilizar un servicio de backorder, que será la petición de registro para cuando este quede libre o simplemente compre un dominio expirado que ya cuenta con un histórico.

La petición del backorder es tan interesante porque, ese dominio expirado conserva todo su historial de cuando estuvo activo, lo que implica que estás comprando mucho más que el registro de una marca, estarás comprando además parte del valor que ha ido adquiriendo ese dominio.

Además, entre ese valor, se puede contemplar la posibilidad de un dominio corto, y no tener que crear un nombre excesivamente largo con la idea de no tener el mismo nombre de otro dominio.

En conclusión, todo esto determinará tu lugar, tu posicionamiento en la web, lo que implica una ventaja mayor que la opción de adquirir un dominio nuevo y realizar todo el trabajo de posicionamiento.